Baño María: introducir un recipiente pequeño dentro de uno mayor que contenga agua caliente. De este modo, lo que se calienta en primer lugar es el agua contenida en el recipiente de mayor tamaño y ésta es la que poco a poco va calentando el contenido del recipiente menor, de un modo suave y constante. Se pone dos dedos de agua caliente para que no toquen el recipiente menor cuando el agua esta hirviendo.

Baño María inverso: introducir un recipiente pequeño dentro de uno mayor que contenga agua fria. Esta es la que poco a poco va enfriando el contenido del recipiente menor, de un modo suave y constante.

Blanquear yemas: Batir las yemas con el azúcar hasta que este se disuelve, aumente el volumen y espese.

Embeber: Usar un licor o almíbar aromatizado para remojar un pastel de modo que se le proporciona o darles consistencia.

Emulsionar: Batir enérgicamente con algún electrodoméstico mecánico, por la potencia y uniformidad de dicha energía, con lo que se consigue unirlos.

Fundir: Acción de derretir alimentos sólidos mediante calor.

Ganache: es la mezcla de chocolate y crema de leche en partes iguales. Se puede usar para decorar una torta, rellenar un bombón. La ganache puede ser más o menos oscura, blanda o consistente, dependiendo de la proporción de chocolate y crema de leche que se emplee en su elaboración. Se puede hacer con chocolate blanco y también se puede aromatizar.

Hornear a blanco: hornear antes de ponerle el relleno ya que el mismo no requiere cocción.

Montar: Batir enérgicamente una preparación hasta que espese. Es un término que suele emplearse para referirse a la nata y a las claras de huevo.

Montar a punto de nieve: Batir las claras de huevo hasta que tengan el cuerpo y una estructura suficiente, sin que se caiga.

Punto letra: Es el resultado del batido prolongado de huevos y azúcar.  Cuando se baten los huevos (con batidora eléctrica) junto con el azúcar, luego de unos minutos de batido (10-15 mins) el batido se vuelve más claro y más espeso.  A punto que al levantar las espátulas de la batidora y caer la mezcla, que puede formar una letra sin deformarse.

Punto de nieve: Trabajar enérgicamente con un batidor eléctrico, claras de huevo hasta que alcancen una gran densidad, como espuma.

Tamizar: Pasar la harina, el azúcar o la levadura a través de un tamiz para obtener texturas más finas y evitar posteriores grumos en la masa.